logoLogo del sitio

Wednesday 25th of April 2018

plantilla contenido

Bienvenidos a nuestro Blog


Estas entrando en una descripcion maravillosa de las tareas que se realizan en el campo. Mejor dicho se realizaban.

 



Home La parcela-la Explotación Trozo de Paraiso
Trozo de Paraiso PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Administrator   
Miércoles 23 de Mayo de 2012 15:25

Artículo 29

 

Era el Requejo como oasis en el desierto. Era el soto poblado de arboles, alisios, salgueras, paleras, chopos y nogales. Situado, no en la parte alta de las tierras de labrantío, que se asemeja más al páramo seco y duro, sino en la ribera, de tierras más frescas y suaves. Bien metido en la ribera, tocando el río Orbigo, y bañado materialmente por él cuando en el invierno se salía de madre, que solía ser todos los inviernos. Entonces parecía un mar. Aquél río que en verano tenía dificultad para mover sus aguas, en invierno con las riadas era una verdadera avenida que lo anegaba todo. Contribuía ello muy favorablemente a que cuando las aguas se retiraban y los Iodos sedimentaban, dejaban sobre las tierras un poso benéfico.  

 

El Requejo tenía como un pórtico natural; como un anuncio verde de su cercanía yendo por el camino de las Cruces, en el Fresno. El Fresno venía a ser el paraje antesala del Requejo con sus arboles, especialmente chochos y alisos y su proximidad al río. Llevaba casi sin solucion de continuidad hasta la entrada primera del Requejo; una entrada más coqueta, casi peatonal, por el valle dando acceso a la noria. A su vez tenía la entrada para animales y carros por el extremo sur.

 

Y llegar al Requejo, entrando por el valle, era meterse de lleno en la umbría; casi en un túnel vegetal dentro del cual el sol no podía penetrar; comenzaba exactamente junto al pozo que se alimentaba con el agua del río y con su noria correspondiente; noria algo peculiar, con unos cangilones mayores que las otras norias, dada la cercanía y superficilidad del agua. Un pequeño pasible verde recorría a lo largo de la cabecera de las fincas. Iba siguiendo un regato de agua limpia, fresca, nacidas en las mismas entrañas de la tierra, en el talud "arribas" en la voz del pueblo. Que dividía y delimitaba casi como un frontera natural la ribera del páramo. Esos manantiales daban origen a dos hermosas fontanas donde el agua remansaba y bajaba después saltarina hacia ese reguero. Allí se encontraban abundantes cangrejos que a nadie llamaban excesivamente la atención: allí abundaban los berros, frescos y limpios como eran las aguas que los regaban. Alli a su vera, crecían las agrias y medicinales acederas ; allí cobijado bajo la espesa sombra de los árboles , se podía gozar del variado concierto de los mirlos , del arrullo de la tórtola o la oropéndola ; de los trinos de los ruiseñores y jilgueros en un concurso de belleza y armonía.

 

Un paseo a lo largo del Requejo era una caricia  fresca en contraste con la aridez de las tierras quemadas en la parte alta, especialmente cuando ya iba avanzando el verano.

 

Las pequeñas parcelas con nombres tan significativos como "El Jardín". "la Fontana" eran regadas o por el regato de agua de los manantiales , que no solían secarse nunca , o por la noria que, tomando el agua del río, podía entrar en funcionamiento en cualquier momento. Era una verdadera delicia ver todas estas tierras en plena producción cuando uno traía en la retina el paisaje polvoriento  o los rastrojos resecos de la parte alta.

 

La alubia, la remolacha, el maíz, así como las verduras más variadas de la huerta, tenían allí una exhuberante crianza, dado el frescor del terreno y merced al agua que la regaba durante todo el verano. Era, pues, el Requejo un trozo tan privilegiado en el conjunto de todos los terrenos en toda la extensión del pueblo, que no podría entrar en situacion  de permuta por ninunga otra parcela .

 

Y era una razón de más , razón fuerte y poderosa para seguir afirmando que era inconcebible una concentración parcelaria donde entrasen por igual tierras de lo alto - lo más parecido a la del pedregal- y tierras a la orilla del río frescas, resguardadas del ardor de un sol calcinador y a la vez suaves y arenosas como paño de seda. 

 

 

Última actualización el Domingo 10 de Junio de 2012 09:31
 

Enlaces varios

Varios enlaces que son para nosotros de utilidad 

Presentacion de varios blogs  

BLOGS BAJO DIFERENTES PLATAFORMAS


 

 

WEEBLY

 

WWW.WEEBLY.COM 

nuestro carisma 

Mi diario personal 

Enlaces personales 

WEBNODE

www.webnode.es 

Proyectos personales 

 Pagina personal 

WIX

Portal OMI 

Nuestro carisma 

Carisma Oblato 

BLOGGER

YOLASITE

GEOCITIES 

OOCITIES 

Enlaces 

Geocities.ws

Varios sitios 

iframe

Texto alternativo para navegadores que no aceptan iframes

Powered by Joomla!. XHTML and CSS.

© 2018 panysudor
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.
¿Crea una web gratis, en CrearJoomla.com